Odio

Es extraño como la gente puede colarse en tus sueños, cambiarte la vida sin preguntar, entrar sin llamar y decir "ey, aquí estoy".

Y sabes que con esa persona nunca has tenido una relación... normal. Que siempre ha sido un ir y venir, un constante "te echo de menos". Y cuando llega, se va. Un día al mes, dos. No más conversaciones.

¿Ahora mismo? Me siento confusa. Confusa por un sueño (y no "sueño" como algo idílico, sino como aquello que imaginas cuando duermes). Porque mi corazón a veces late por intentarlo. Y mi mente dice "no". Porque quiero a otra persona.

Amores platónicos.
¿En qué momento te di permiso para entrar -de nuevo- en mis pensamientos? Ahora mismo, te quiero lejos.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total