Email de una compañera de la UNED

Una de las muchas cosas que a veces me echan para atrás a la hora de estudiar en la UNED es encontrarte con gente tan... diferente. Diferentes edades, diferentes vidas, diferentes conocimientos, diferentes caminos. No es malo, solo que me... choca y me desconcierta. En este primer cuatrimestre he encontrado gente que me dejaba como tonta por mi "insultante juventud" (palabras literales), he conocido gente muy pedante y, también, gente muy "jeta". Abrir un tema para ofrecer ayuda se convertía en un "damela a mi también", "mandamelo a mi" durante aproximadamente un mes. La gente a veces es muy aprovechada: le das la mano y te cogen el brazo.

También he encontrado gente muy agradecida. Y este es mi primer cuatrimestre en la UNED, pero encontrarme con esa clase de gente me ha alegrado el día, la semana, el mes.
La historia es la siguiente:
En una asignatura una compañera se puso en contacto conmigo para pedirme apuntes y, precisamente, mantener el contacto. Como ambas eramos de Filosofía, este cuatrimestre me contactó para pedirme apuntes de Historia Antigua y Medieval, pero como no cursaba esa asignatura, no pude ofrecerselos. El caso es que nos pusimos a hablar. Me contó que tenía 65 años, que no se llevaba muy bien con las tecnologías (ahora la UNED va por foros virtuales y demás) y que tenías hijos y hasta nietos. Que no había podido estudiar Filosofía de joven y ahora que ya no tenía trabajo (jubilación) ya podía dedicarse a ello, porque "nunca es tarde para estudiar". 
Le comenté mi situación, que quería estudiar un máster y un doctorado de Filosofía y que para ello necesitaba nota y que por eso andaba un poco preocupada por las asignaturas, la forma de preparar la materia, etc. Su respuesta... me llegó. Al "alma", podría decirse. Diré que no secundo todo lo que dice, pero de alguna manera... necesito compartir estas palabras.

"Irene, lo comprendo. Tu situación es muy distinta a la mía. Y tienes una presión que yo no tengo, pero no te exijas tantísimo. Persigue tu objetivo pero día a día. Creo que no sólo las notas cuentan hay otras cualidades personales a tener en cuenta y tú tendrás la oportunidad más adecuada para ti.

No siempre los mejores puestos son de los primeros. Confía en ti y en la vida que te dará lo mejor y más adecuado para ti, en el momento que estés preparada para recibirlo. Si tienes que estudiar menos asignaturas en cada curso, hazlo. ¡Eres muy joven! Disfruta la oportunidad de estudiar ahora. ¡Con un 10 en U.T.A!, que ha sido difícil de entender y que nos ha desbordado, superarás todas las demás con buenísimas notas, ¡ya lo veras!
Si lo que persigues son las más altas notas para llegar a ese objetivo que te has marcado, ve haciendo la carrera poco a poco y a tu ritmo. No te "pre-ocupes" ahora por el devenir. Ocúpate en el presente y disfrútalo. Tienes mucha capacidad y voluntad de estudio y,¡lo mejor!: unas cualidades como persona que serán las que te ayuden a conseguirlo.
 Sólo piensa el momento en el que estás y no vayas más allá... Vendrá por añadidura y con éxito. No disperses la mente mirando al futuro. Acuérdate lo que dicen nuestros filósofos: sólo existe el presente, con él se ha hecho el pasado, y pasado está, y con él también se hará el futuro que no podemos ver ahora. ¡Ahora! es la palabra clave. Y es así con seguridad. 
Yo también he ido un poco despistada, es normal. Mucho ánimo y no te detengas en pensar... haz lo que tu instinto y razón (no son incompatibles) te indiquen, y ¡adelante!
Aquí estoy para lo que necesites y para apoyarte al máximo en tu camino, y que a mí me hubiera gustado emprender, pero... Tenemos que saber aceptar nuestras circunstancias y límites, y sacar el máximo provecho de ellas. Si lo hacemos así, no tendremos que reprocharnos nada. Nos hemos atrevido a abrir las puertas a lo desconocido sin miedo (cada una a nuestra manera y situación). Lo peor en esta vida es no hacerlo, eso sí que nos lo reprocharíamos. Pero si hacemos lo máximo que podemos según nuestras capacidades: "Yo y mis circunstancias" (Ortega y Gasset), eso se llama valentía y fuerza. Y así es como se consiguen la cosas en esta vida.
Todas la experiencias valen: las buenas y las malas, ¡tú no veas como las últimas revolucionan y enseñan...!
Gracias por confiar en mí al contarme por lo que estás pasando. ¡Relativiza! Futura Doctora. Te tendré presente en mis oraciones. ¡Confía! en Aquello que nos da Luz para ayudarnos a iluminar nuestros caminos y nuestras mentes.
Un abrazo,
Nena"


Como ya he dicho, no comparto todo lo que aquí dice.
Siempre tenemos prisa por vivir el presente, por vivir el futuro, por cambiar, por hacer cosas. Queremos que todo sea ya, y que pase rápido porque pensamos siempre que el futuro será mejor, que todo será mejor, que todo irá mejor y que "lo malo ya pasará". Quizás es cosa de la juventud. Pero también es cierto... que no puedes pasarte la vida estudiando. Que del aire no se vive y hay que pensar en el futuro de vez en cuando, en los objetivos que te has marcado y quieres conseguir. Supongo que hay un momento para todo: para vivir el presente, para pensar en el futuro, para aprender del pasado. Ahora mismo, no puedo permitirme el "menos asignaturas cada curso", creo que con 8 o 9 asignaturas al año voy "bien", si doy con el método adecuado (que ya lo he hecho). Y hay otra variable no contemplada: el dinero. No puedo... vivir a expensas de mi madre toda mi vida. Y llegará un momento en el que tenga que trabajar y estudiar, aunque... ya llegará.

Tampoco tengo que preocuparme tanto.

Páginas vistas en total