9010

Vamos a contar la historia de cómo un número se volvió por tontería, de cómo una casualidad puede hacer que te rías toda una noche, sola, y cómo es posible que una persona sea capaz de aguantarlo. Vamos a contar la historia de cómo intento hacer todo aquello que juraría que no haría, de mis sonrisas entre beso y beso y de aquel chico odiable, pegable y comestible. De cómo el aburrimiento se convierte en tardes de música y paseos largos pero cortos. Porque el tiempo pasa rápido cuando menos te lo esperas. Y, de repente, ya es octubre. 1 de Octubre. Empezamos bien el mes.

¿Y qué diría? O quién me iba a decir a mi que yo estaría haciendo esto a día 1 de Octubre. Y que me acostumbraría a despedirme de ti un viernes o sábado diciendo un "Nos vemos", aún sabiendo que en una semana no te voy a volver a ver. O que acabaría por echarte de menos un miércoles. Y quién me iba a decir a mi...

9010. Es gracioso (aunque tú no le pilles la gracia). Porque para mi un número nunca fue importante. Porque siempre dije que yo nunca le daría importancia a una cosa de esas. Y, por extraño que parezca, que sea el día 01 me hace ilusión, a la vez que pienso que es una tontería. Porque es una tontería. Una tontería muy tonta.

Pero, al fin y al cabo, empezamos bien el mes.

Firmado: una cabra tralarí =DD (xP)

No hay comentarios:

Páginas vistas en total