Avanzar.

Tengo un problema. Desde hace mucho tiempo, tengo un problema.
Mi historia? Es una de esas historias dignas de película, sobre una chica joven y unas experiencias en la vida.
Pero no todas las experiencias son positivas. A veces las decisiones que tomas te conducen a un camino equivocado, erróneo (o no tan erróneo). Y eso trae sus consecuencias, que te afectan incluso años después.
Te das cuenta de que tienes un problema. Y no sabes si estás preparada para arreglarlo, para llegar al final del asunto. No sabes hasta qué punto serás capaz de llegar. Y cada vez que te enfrentas de nuevo a esa situación, te lo vuelves a plantear, una y mil veces. ¿Estás preparada? Es frustrante saber que no, que es insoportable, que no puedes hacerlo (aunque quieras).
Y te empiezas a plantear si eres normal, si lo que te pasa es normal. Pero nadie lo entiende. Y la gente te dice "si, es normal"... Pero nadie sabe lo que se siente. Nadie sabe lo que es llorar de frustración al querer hacer algo y, simplemente, no poder. Y que esas lágrimas te duelan a ti, y a las personas que más te quieren.
Nadie sabe lo que es intentarlo una y otra vez... Y acabar llorando una y otra vez.
No, no es normal.
Te sientes como un bicho raro. Y nadie puede entender por qué. No hay consuelo.


...

Solo tienes que avanzar un poco más. Seguir avanzando, poquito a poquito, día tras día. Intentándolo más veces. Confiando.
Y dejar de sentirte un bicho tan raro.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total