Un ángel que llora

Bueno, este pequeño oneshot lo hice rapido y corriendo en una noche. El final lo hice muy rapido, porque ya me tenía que ir a dormir (de hecho, me tengo que ir YA). Aqui os lo dejo, que lo disfruteis. No seas malos, es mi primer oneshot y... no es que sea muy largo, tampoco.


Otra vez sus lágrimas, otra vez esas tristes y deprimentes lágrimas que se deslizaban de sus ojos... Otra vez. Y otra vez aquellos sollozos, callados, ahogados, como si intentase disimularlo o, como si, más bien, intentase buscar algún consuelo en la almohada. Por supuesto: otra vez. ¿Cuántas veces tenía que soportar eso? ¿Cuántas veces MÁS tendría que aguantarlo? Y todo... ¿por que? No tenía que pensar mucho para encontrar la respuesta a esa pregunta. Él era demasiado cobarde para contárselo, tenía demasiado miedo de que aquella oscura mano pudiera alcanzar a aquel ángel que... lloraba sin remedio. ¿Acaso pensaba que Ran pudiera... delatarle? No, no era eso. Sin embargo... siempre que se encontraba como en aquel momento, a un paso entre la decisión de entrar en la habitación de la chica para decírselo o... desaparecer... algo le retenía, el miedo le retenía. Miedo, esa era la mejor palabra para explicar lo que sentía, pero... ¿Miedo a qué? ¿A la organización? ¿A perderla? Miedo a... la reacción que tuviera Ran. Si se lo decía... Ran podía enfadarse, no perdonarlo, no querer entenderlo. Y con razón. Si no se lo decía... sabía que cuanto más tiempo pasase sería peor. ¿Miedo a perderla? Por eso volvía estar allí quieto, incapaz de moverse por culpa de aquellas molestas dudas.
...Mientras las lágrimas de Ran seguían cayendo. ¿Cuándo se acabarían? Conan sabía que en algún momento todo aquello acabaría, Ran se quedaría dormida, agotada de tanto llorar, y él entraría a la habitación y le arroparía con las sábanas para que no pasara frío. Con su pequeño dedo le secaría aquellas lágrimas que aún se quedarían pegadas a sus mejillas y, sin más, se iría. Era un pacto mudo. Él solo lo hacía, Ran sabía que habría sido él, pero no lo diría. Ninguno de los dos diría nada. Ran se limitaría a seguir sonriendo delante de todos, disimulando y él... él también disimularía, solo para que Ran no se preocupara, para que ella pensara que estaba bien, que se creía toda aquella mentira, que se creía aquella máscara de felicidad y alegría con la que ella se cubría. Por supuesto, no se creía nada. No cuando la historia se repetía un día tras otro, una noche tras otra. No cuando él mismo llevaba tantas horas sin dormir. Él se acostaba incluso más tarde que Ran y, lo poco que podía dormir... aquellas horribles pesadillas no le dejaban dormir. Temía por Ran, temía incluso por él mismo. Sin embargo su temor por Ran no lo podía evitar.
Aunque aquella noche sería diferente. Aquella noche no tendría amanecer, no para él. Sus cosas volvían a estar otra vez guardadas en una pequeña mochila, listo para irse incapaz de aguantar una noche más así. Era lo mejor. Que Ran se olvidase de Conan, se olvidase de Shinichi... aunque él ya había intentado que se olvidase del chico de 17... Sin éxito.
Hacía escasamente un año cuando le había llamado, que le había dicho 'esto se acabó, lo mejor será que me olvides'... escasamente un año cuando un error suyo casi le había costado la vida de aquel ángel. Había tomado la decisión correcta, alejar a Ran de Shinichi, lo más lejos posible, pero en aquel momento, cuando ya llevaba un año de aquello pensaba hasta que punto eso había sido correcto. Shinichi seguía estando al lado de Ran, aunque ella no lo supiera. Él no podía haberse alejado de Ran, y menos cuando la débil voz de la chica, una noche como aquella, le había pedido que no le dejara... un año atrás, cuando sus cosas habían vuelto a estar guardadas en una pequeña mochila.
-Conan... no... No me dejes.- la misma débil voz que acaba de escuchar, quebrada por el llanto, por ya varias horas de llanto. Conan tembló desde detrás de la puerta. La misma decisión rota con aquellas palabras. Dio un paso hacia adelante, hacia la salida de la casa, intentando mantenerse firme a aquella decisión, pero sabía que... las palabras que escucharía después le haría volverse, girarse de nuevo y entrar en la habitación, en silencio, solo para que Ran se volviera a poner esa máscara de alegría, esbozara una pequeña sonrisa, que Conan sabría que sería falsa, y que se quedase dormida… como cada noche. – Conan… yo… te necesito. No… no te vayas… por favor.- Ya estaban, ya estaban dichas. Ahora solo faltaba esperar al efecto mágico de esas palabras, de ese tono de súplica, de esa voz quebrada por las lágrimas. Ese efecto mágico que no tardó en llegar.
Su cuerpo se movió solo. Se giró y con paso no muy decidido, lento, fue a la habitación de Ran. Solo para ver aquella pequeña sonrisa, tan fugaz… que parecía sincera. Pero que en seguida se desmoronó. Los ojos de la chica se cerraron, su cuerpo se relajó y su respiración fue haciéndose más regular conforme pasaba el tiempo.
Esa noche no sería como las demás, no para él. Volvió a hacer lo de siempre. Le arropó y le secó las lágrimas… Otra vez. Y… intentó irse. No a su habitación, como siempre. Intentó irse, irse de la casa, seguir aquella decisión que había tomado. Pero una mano le agarró con fuerza de la camiseta, impidiéndole marcharse. No, esa noche no sería como las demás, no para él. El amanecer sería tan negro que se confundiría con la noche. Tan negro que seguiría siendo noche. No había amanecer para él.
Todo seguiría siendo una triste noche de luna nueva, mojada en lágrimas de un ángel que llora.

2 comentarios:

Aelita´s_Chan dijo...

Me encanta, es lo más lindo triste y doloroso que he leido, pero no se porque me identifico un poco con este fic!!

Un besazo y cuidate amiga!!

Segui escribiendo cosas asi de lindas ^^

Tq Aeli

Ai Hikari dijo...

ah... gracias por ayudarme~! xD
wassss me encanta tu blog *O* adaemas el oneshot esta bellisimo x333
yo tenia un blog...lo abandonde...a hacerse otro! xD bueno, espero que te pases bien la vide y etc...(no se muxo q decir si mi primo me molesta y tengo DC en mi cabeza to el dia xD)
byuees ciudate ^^

Páginas vistas en total