Y así día a día...

Me desperté a las 8 y media y me levanté a las 9 y 10. A las 9.40 me metí en la ducha y a las 10 en punto ya me estaba vistiendo. Sobre y 20 estaba desayunando. Tendría que estar dentro de 10 minutos en clase y ya estoy vestida, peinada y todo lo demas.

Aún así, no puedo ir, no tengo ganas, no soy capaz, me agobio solo de pensar que tengo que ir y, sobre todo, que tengo que volver despues.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total