Una canción de madrugada.

Y es entonces cuando te das cuenta de que el mundo sigue girando. Más allá de tu propio mundo, más allá de esa habitación, más allá de la noche y más allá de la calle... el mundo sigue girando. Mientras das un paseo de madrugada un miércoles, alguien duerme, alguien tendrá que madrugar al día siguiente. Mientras estás encerrado en una habitación, viendo una película, compartiendo momentos, más allá de esas paredes, la vida sigue.

Pero yo no quiero bajar. Que siga, no importa. Está bien así... para mi está bien. Que todo parece arreglarse a las 2 de la madrugada. Que todo parece arreglarse con ver una película. Que todo parece arreglarse con una sonrisa, con unas palabras, con un beso. En un 5º piso. Y morir a cosquillas. Y dormir. Y despertar. Sin problemas.

"Que no pasen las horas,
que nos pille la lluvia
cantando a las farolas. "

No hay comentarios:

Páginas vistas en total